Semillas de Lino: un verdadero tesoro para tu dieta

lino1

El lino o linaza es una planta herbácea de origen asiático se cultiva en los países mediterráneos desde hace más de 5.000 años.

Las semillas de lino destacan por que:

  • Contienen fibra tanto soluble como insoluble, elemento que puede ayudar a regular el tránsito intestinal.
  • Contienen ácidos grasos esenciales Omega-3 y 6, muy importantes para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Contienen Hierro, que es una parte esencial de la hemoglobina, el agente colorante rojo de la sangre que transporta el oxígeno a través del cuerpo.
  • Contienen unos fitoestrógenos llamados lignanos.
  • Contienen mucílagos y pectinas, sustancias que contribuyen a la normal suavidad de la piel.
  • Contienen todos los aminoácidos esenciales en una proporción muy similar a la soja.
  • No sólo contienen Calcio y Fósforo, sino también Magnesio, que contribuye a la asimilación de estos dos minerales.
  • Contienen Biotina que contribuye al mantenimiento normal de la piel y el cabello.

¿CÓMO TOMAR LAS SEMILLAS DE LINO?

En general, para aprovechar mejor las propiedades de las semillas, conviene molerlas en el momento antes de consumirlas. Después, se pueden espolvorear sobre yogures, bebidas vegetales, ensaladas, etc.

Sin embargo, si lo que queremos es aprovechar las propiedades del lino como regulador del tránsito intestinal, hay que remojarlas durante toda la noche. Pasado ese tiempo, se habrá formado un “gel”, que no es otra cosa que la fibra soluble que contiene esta semilla. Ahora ya solo hay que beberse ese gel junto con las pequeñas semillas que hay en él.

lino_granero

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista.

El Granero Integral | Síguenos en Facebook